Un mensaje de Alison Azer

Un mensaje de Alison Azer 2015-09-09T04:00:53+00:00

AzerKids Banner

El viernes 21 de agosto de 2015, un policía llamó a mi puerta para darme una noticia devastadora: mis cuatro hijos canadienses –Sharvahn, edad 11 años; Rojevahn, 9; Dersim, 7; y Meitan, 3– habían sido secuestrados por su padre, mi ex-marido Saren Azer. Ahora estoy viviendo una pesadilla, y cada día que pasa sin noticias de mis hijos se me hace más insoportable.

Saren es un kurdo iraní que emigró a Canadá en 1994, donde completó sus estudios de medicina. Desde 2007 ha visitado el Kurdistán iraquí cada año para prestar atención médica a los refugiados. Hay mucha gente en Canadá y Kurdistán que admira su labor humanitaria y que seguramente ahora no puede creer que Saren haya sido capaz de arrancar a sus hijos de su madre y de su entorno.

Parece que Saren se ha llevado a los niños al norte de Irak, posiblemente tomando un vuelo a la capital de la región, Irbil. Lo ha hecho contraviniendo una orden judicial que entre otras cosas dictaminó que es mejor para los niños que vivan su tierra natal, Canadá, y por eso hay una orden de búsqueda y captura de la Interpol contra él. Pero lo primordial es encontrar a los niños.

Saren y a los niños estaban en Francia visitando París del 6 al 11 de agosto. Parece que desde allí viajaron en tren a la región de Dusseldorf-Troisdorf de Alemania. Fueron vistos por última vez en Colonia el 13 de agosto.

Por favor mirad las fotos de los niños y compartid esta historia. Su vida está aquí en Canadá; su madre, sus amigos y vecinos están aquí. Tenemos que encontrarlos para que puedan volver a casa.

Si tienes cualquier información que podría ayudar a localizarlos, por favor llama o envía un SMS al teléfono +1 250-218-2930. Cuanto antes encontremos los niños, mejor será para todos, incluyendo a Saren.

Y a todas las personas maravillosas que han abierto sus corazones a mí y a mis hijos, muchas gracias. En persona me habéis dado abrazos y ofrecimientos de ayuda. On-line me habéis dado ánimo y generoso apoyo. Me habéis dado luz en un tiempo muy oscuro.

A mi familia –padres, hermanos, sobrinos y sobrinas-, no podría haberlo sobrellevado sin vosotros. Mi hermana voló desde la otra punta de Canadá para estar a mi lado en cuanto se enteró, y no cejará hasta que los niños vuelvan a casa.

Quiero dar las gracias a familia de Saren que están ayudando con la búsqueda de los niños. Me imagino que están muy preocupados.

Agradezco a las autoridades de todos los niveles que están dedicando importantes recursos en Canadá y en el extranjero para localizar a los niños.

Mi corazón está compungido pero no pierdo la esperanza. Por favor ayudadme a encontrar a mis hijos.